SATSE reclama a las autonomías que se comprometan firmemente para que puedan graduarse más enfermeras

03 diciembre 2020
Estudiante de Enfermería en clase durante la pandemia de COVID 19

En España se gradúan al año en torno a 12.000 jóvenes enfermeras y enfermeros, una cifra que SATSE considera absolutamente insuficiente para nuestro Sistema Nacional de Salud.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha trasladado a los/las consejeros/as de Sanidad  y Educación de las diferentes comunidades autónomas su propuesta de aumentar el próximo curso las plazas universitarias de Grado de Enfermería para que nuestro país cuente a medio plazo con los profesionales suficientes que puedan atender a una población cada vez más necesitada de su asistencia y cuidados.

La organización sindical, que ya se ha dirigido también a los ministros del ramo, ha pedido la implicación de los distintos responsables autonómicos de Sanidad y Educación para que, de manera conjunta y coordinada, se diseñe e implemente una nueva hoja de ruta universitaria que conlleve la ampliación de plazas para todos aquellos jóvenes que quieran cursar los estudios de Grado de Enfermería en nuestro país.

La propuesta del Sindicato se basa en un estudio realizado por un grupo de expertos que concluye que el próximo curso 2021-2022 debería iniciarse con cerca de 4.000 plazas más en el conjunto del Estado para el primer año de carrera con respecto a la oferta actual. Esta cifra planteada para el primer año de carrera del curso 2021-2022 debería mantenerse anualmente en cada curso de primero de Grado, al menos, cuatro años más, añade.

En la actualidad, se gradúan al año en los centros universitarios en torno a 12.000 jóvenes enfermeras y enfermeros, una cifra que resulta insuficiente, de ahí que se proponga un aumento progresivo y continuado en el tiempo de las plazas ofertadas para poder contar con más profesionales en nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS).

“Nos encontramos con que cada vez son más las necesidades de atención y cuidados a las que deben dar respuesta las enfermeras y enfermeros, mientras que nuestro país sigue manteniendo un déficit histórico y estructural de estos profesionales que provoca que no se pueda atender de manera óptima y satisfactoria a los pacientes y ciudadanos en general”, resalta la organización sindical.

SATSE apunta que hay que tener en cuenta, además, que este déficit de enfermeras y enfermeros también se verá agravado con las jubilaciones que se producirán en los próximos años. Subraya, al respecto, que en los próximos diez años se jubilará el 22 por ciento de la plantilla actual existente en el Sistema Nacional de Salud, lo que supone en torno a 40.000 enfermeras y enfermeros en el conjunto del Estado.

“Hay que prever, además, como vamos a dar solución a las necesidades de atención y cuidados en otros ámbitos que no son los sanitarios, caso de los centros sociosanitarios, que siguen adoleciendo en la actualidad de las plantillas enfermeras suficientes, o en los colegios e institutos donde la implantación de la figura de la enfermera escolar es cada vez más demandada para realizar labores de atención, prevención, educación para la salud y sensibilización entre un colectivo tan vulnerable como es el de los niños, niñas y jóvenes”, añade.

De otro lado,  la organización sindical reitera que nuestro país requiere a corto, medio y largo plazo más enfermeras y enfermeros, ya que, a fecha de hoy, hay un grave déficit estructural en los centros sanitarios y sociosanitarios. Al respecto,  recuerda que, según la OCDE, España tiene 5,3 enfermeras/os por 1.000 habitantes, mientras que la media en Europa es de 8,8 enfermeras/os por 1.000 personas, requiriéndose más de 130.000 profesionales para alcanzar, al menos, la media europea.