El desconocimiento puede poner en peligro de muerte a muchos madrileños

14 enero 2021

SATSE Madrid califica de ‘desconocimiento de la realidad sanitaria’ las declaraciones del vicepresidente Aguado: “todo el mundo que sepa pinchar una vacuna tiene que estar poniendo vacunas”. Olvida mencionar o desconoce que las únicas habilitadas para hacerlo son las enfermeras y enfermeros, ya que saben reaccionar ante una posible reacción adversa que podría provocar, en los casos más extremos, la muerte.

Ocurrencia, desconocimiento de la realidad sanitaria, ganas de figurar, etc. son algunos de los calificativos a las declaraciones de vicepresidente del Gobierno regional al afirmar que todo el mundo el mundo que sepa pinchar una vacuna tiene que estar poniendo vacunas.

“Sabe pinchar el que se autoadministra insulina; sabe pinchar quien alguna vez ha tenido que poner o ponerse heparina; sabe pinchar quien, en alguna ocasión, se ha visto obligado a administrarse alguna medicación por inyectable, pero la realidad es que ninguno de ellos tiene la cualificación y los conocimientos para poner vacunas”, explican desde el Sindicato de Enfermería en Madrid.

Los únicos habilitados legalmente para vacunar, y esto lo debería saber el vicepresidente del Gobierno regional, son las enfermeras y enfermeros. Y lo están porque saben cómo reaccionar ante reacciones adversas y cuáles son las medidas sanitarias que deben tomar para evitar, por ejemplo, daños en la salud del paciente vacunado que, en los casos más grave, podrían provocar la muerte.

Lo que debería hacer el vicepresidente del Gobierno regional es preguntarse el motivo por el que la Comunidad de Madrid es la que lleva menos vacunas administradas de la Covid que el resto de CCAA y si ha podido ser la falta de planificación la causa o es que realmente no están llegando las suficientes vacunas. 

Desde SATSE Madrid llevamos tiempo insistiendo en la necesidad de reforzar los equipos de enfermeras que han de ocuparse de la vacunación, la información a todas las enfermeras de los centros de salud (y no solo a unas pocas) sobre las peculiaridades de la preparación de estas vacunas y un apoyo a las enfermeras que, en pocos meses, han de empezar a vacunar a millones de madrileños y ya lo están haciendo en residencias, centros sociosanitarios y a sus propios compañeros y compañeras.

“Apoyo que, estaría bien, indican desde SATSE Madrid, se tradujera en la contratación de más enfermeras y enfermeros y en el reconocimiento de la labor realizada durante estos meses a través de una compensación económica para todo el Sermas como ya se ha hecho en la mayoría de las regiones”, finalizan.