El 90% de las enfermeras de Baleares sufren estrés postraumático

08 abril 2021

El pasado mes de marzo SATSE-CIDEFIB puso en marcha un estudio pionero para averiguar cuáles son las consecuencias psicológicas de la pandemia en las enfermeras de Baleares.

Los resultados son alarmantes y demoledores en el impacto emocional y salud mental de estas profesionales: 9 de cada 10 enfermeras presentan síntomas de estrés postraumático asociado a la pandemia, 5 de cada 10 sufren ansiedad y 2 de cada 10 depresión. El agotamiento emocional está presente en casi el 70% de las sanitarias.

Según el estudio, la ansiedad en este colectivo se ha doblado en los últimos 7 meses, la depresión ha aumentado en 15 puntos y el estrés postraumático ha pasado del 57% al 82%.

Los resultados han demostrado que, según la unidad, los años de experiencia profesional, el centro sanitario y la práctica en unidades COVID el impacto emocional varía y se convierte en un tema muy preocupante en algunas ocasiones. En el caso del agotamiento emoción aparece a partir de los dos meses de trabajo en unidades con pacientes COVID y va aumentando en el transcurso del tiempo. Las profesionales de atención especializada, atención primaria y clínicas privadas son las que más lo padecen y sobre todo en aquellas que hacen turnos rotatorios. Debemos destacar que las enfermeras con menos experiencia profesional son las más afectadas en esta dimensión.

La atención a pacientes COVID provoca que aumenten los niveles de agotamiento emocional hasta un 25% y de estrés postraumático hasta un 46%. A partir de los cinco meses trabajando con pacientes COVID el riesgo de sufrir estrés postraumático aumenta significativamente dándose con más frecuencia en las áreas de hospitalización y de UCI.

La ansiedad está afectando a todas las enfermeras, aunque está impactando de especial forma a las franjas entre los 10 y los 30 años de experiencia, así como la depresión y el estrés postraumático. Preocupa la aparición de síntomas claros de ansiedad en aquellas enfermeras que llevan más de 2 meses trabajando en unidades COVID. Las áreas con las medias más elevadas se dan en profesionales de residencias y atención primaria.

Los resultados predicen que si disminuimos un mes de atención a pacientes COVID automáticamente se disminuye el agotamiento emocional, la despersonalización y el estrés postraumático hasta 5 puntos. Por tanto, para situar los valores de agotamiento emocional por debajo de la media de Burnout no se debería permanecer en atención directa más de 3-4 meses seguidos. Aun así, hay más riesgo de sufrir estrés postraumático desde el momento que la enfermera se enfrenta a la pandemia o la muerte de un paciente COVID que un enfermero que no está en primera línea.

El estudio también se ha interesado por las jornadas laborales de las enfermeras, el 56% ha tenido que aumentar sus horas de trabajo durante la pandemia por falta de personal o por bajas COVID.

Preguntadas también por el apoyo psicológico, solo el 6% de las enfermeras lo están recibiendo, aunque el 23% creen que lo necesitan y el 37% que lo harán en un futuro. Actualmente en Baleares no hay un plan oficial de apoyo psicológico al personal sanitario.

Una vez analizados los resultados de este estudio, desde SATSE Illes Baleares proponemos:

  • Que los llamados incentivos COVID se traduzcan en un periodo adicional de descanso de entre 15 días y un mes según el tiempo trabajado con este tipo de pacientes.
  • Aumento y estabilización de plantillas para evitar doblajes, turnos extra, excesos de jornada y para, además, proporcionar tranquilidad.
  • Establecimiento de un sistema reglado y proactivo de atención psicológica para los profesionales implicados en la atención COVID o afectados por la situación pandémica.

Este estudio se hará llegar a la Conselleria de Sanidad y al Ib-Salut con el fin de que estas instituciones tengan la información y tomen las medidas necesarias

A destacar

  • Informe estudio consecuencias Covid enfermeras

    08 abril 2021 - 3,83 MB Descargar