SATSE al Gobierno: "Reconsidere su negativa para que Navarra no quede al final de la cola de la igualdad y la conciliación"

11 octubre 2018

El Sindicato de Enfermería pide al Gobierno de Navarra una rectificación en su postura y una modificación de la normativa en la que se incluya expresamente que esta prestación, no sólo por maternidad sino también por paternidad, esté exenta de retención para que ninguna madre y/o padre más tenga que enfrentarse a meses de trámites burocráticos. 

El Sindicato de Enfermería de Navarra, SATSE, solicita al Gobierno de Navarra una rectificación en su negativa a la devolución del IRPF de la prestación por maternidad. Además, el Sindicato reclama la modificación de la normativa para que madres y padres, enfermeras y enfermeros, de la Comunidad foral no sean inferiores al resto de padres que sí van a recibir el IRPF de la prestación por maternidad, injustamente retenido entre los años 2014 y 2018.

 

Ante la respuesta en negativo que el consejero de Hacienda, Mikel Aranburu, ha dado a las peticiones de otras organizaciones y partidos políticos de la oposición para que se devuelvan los importes correspondientes a ese IRPF, el Sindicato de Enfermería no puede pasar sin manifestarse al  entender que “no es comprensible que el Gobierno se agarre a un discurso de política social en el que los más desfavorecidos reciben ayudas, los empleados de los niveles más bajos mejoren, las minorías lingüísticas reciban subvenciones o haya supuestas ayudas para mejora de la natalidad y, ahora, las madres y padres que, ya de por sí, tienen difícil conciliar o llegar a fin de mes, no reciban un dinero que les pertenece porque deliberadamente el gobierno lo quiso así cuando modificó la normativa en 2013”

 

El actual Gobierno de Navarra, que pudo no haber respaldado esta medida, corroboró su apoyo en 2017 a la eliminación de la exención por maternidad por ser correcta desde el punto de vista puramente técnico y tributario. Tal y como recoge en la respuesta del departamento de Hacienda al Defensor del Pueblo en marzo del 17, para ellos, se “trata de una baja laboral asimilable a cualquier otra a la que se da cobertura a través de la correspondiente prestación de la Seguridad Social.” 

 

Más allá de los tecnicismos y del lenguaje jurídico utilizado deliberadamente para seguir hinchando las arcas forales con unas retenciones injustas y discriminatorias para, así,  poder seguir subvencionando lo que a este gobierno le parece prioritario, lo que esta respuesta transmite es la poca sensibilidad y nula empatía que existe en el Gobierno actual para con los ciudadanos. Madres y padres que no entienden como un trabajo la crianza de sus recién nacidos y a los que les ayuda sobremanera todo el apoyo económico posible cuando deciden cogerse una baja para cuidarles.

“La discriminación es evidente y el discurso de un gobierno de cambio que lucha por la igualdad se cae a pedazos”, apuntan desde SATSE.

 

El Sindicato de Enfermería, organización que representa a enfermeras y enfermeros que han sido padres durante estos años y que, además de soportar unos recortes desproporcionados que aún no se han restablecido durante ese mismo periodo, deben añadir a su lista de injusticias la de la no devolución del IRPF, debe velar por los derechos de estas profesionales y luchar porque no se discrimine al colectivo, o a parte de él, en ninguna faceta profesional y personal. Y, en este caso, por sentido común y por luchar contra los agravios comparativos con madres y padres del resto del país, el Sindicato se manifiesta totalmente en contra de esta negativa.

 

Para SATSE esta postura del Gobierno que, además, ha sido cuestionada por la Asociación Española de Asesores Fiscales al entender que la redacción del artículo de la ley de IRPF de Navarra es idéntico al de ley de IRPF estatal a los efectos que aquí interesa y, por lo tanto, la interpretación del Tribunal Supremo es aplicable a la Comunidad foral, supone un desfase evidente entre las prioridades del gobierno y las necesidades de la población.

 

Por todo ello, el Sindicato de Enfermería pide al Gobierno de Navarra una rectificación en su postura y una modificación de la normativa en la que se incluya expresamente que esta prestación, no sólo por maternidad sino también por paternidad, esté exenta de retención para que ninguna madre y/o padre más tenga que enfrentarse a meses de trámites burocráticos. Hecho que, sin duda, va a ocurrir en la Comunidad foral al ser evidente que el Gobierno de Navarra no va a efectuar de oficio esta devolución, y que sindicatos, empleados públicos y las madres y padres que recibieron la prestación entre 2014 y 2018 tendrán que perder tiempo y dinero para intentar recibir lo que, por sentido común y por interpretación del Tribunal Supremo, les pertenece.