Medicina interna y enfermería, colaboración clave para promover la mejora asistencial

03 julio 2020
Ricardo Gómez Huelgas, presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI)

El presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) reflexiona sobre la necesaria colaboración de Enfermería y Medicina Interna, "sin ella difícilmente sería posible prestar una atención sanitaria de calidad". 

El médico internista ofrece una atención global al enfermo adulto. Su visión integradora y su conocimiento de múltiples áreas de la práctica clínica hacen que sea el profesional de referencia para pacientes pluripatológicos o con enfermedades multisistémicas.

Desde esta perspectiva de atención global, en los Servicios de Medicina Interna no solamente los cuidados médicos son clave en el abordaje de estas patologías, sino también los que se proporcionan, día a día, desde enfermería. Conscientes de ello, desde la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), hemos abogado por abrir las puertas de nuestra organización a los profesionales de enfermería, con la creación de una sección específica para ellos. De esta manera, pretendemos reconocer expresamente la labor de las enfermeras y los enfermeros para, entre todos, de la mano, avanzar en la senda de la excelencia en la atención a nuestros pacientes.

Tradicionalmente, entre ambas profesiones -medicina y enfermería- ha habido muros que no han fomentado la cooperación. Los médicos internistas consideramos que ha llegado el momento de derribar esas barreras que nos alejaban para avanzar aún más, si cabe, en una dinámica de trabajo cercana y colaborativa en la que todos los profesionales sanitarios sumemos, optimicemos recursos y rememos juntos también en materia de humanización y calidad asistencial.

La SEMI, con más de 8.400 especialistas en Medicina Interna y 22 grupos de trabajo distintos, apuesta, por tanto, por reconocer expresamente el papel de enfermería en el cuidado global de los pacientes y también por configurar equipos multidisciplinares en los que juntos, y con el resto de sanitarios, formemos un engranaje asistencial colaborativo en nuestras unidades.

Para avanzar en esta línea, precisamente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado 2020 como Año Internacional de la Enfermera y la Matrona, efeméride con la que reconoce su relevante papel en el ámbito asistencial, además de en investigación, gestión clínica o educación para la salud, campos de acción destacados en los que, sin duda, el valor de la cooperación mutua entre profesionales de la salud cobra un especial significado.

Es importante resaltar que sin esta necesaria colaboración difícilmente sería posible prestar una atención sanitaria de calidad, bajo un enfoque integrador y global, clave en Medicina Interna. Pero hay más: la cooperación también es fundamental para integrar y trasladar el conocimiento clínico disponible y para avanzar en sostenibilidad y optimizar los resultados en salud. Tenemos que hacer posible una sanidad eficiente en el uso de los recursos y que ofrezca una respuesta completa a los problemas de salud del paciente, así como promover la continuidad asistencial y la innovación en los procesos.