En Aragón, la asignación de fisioterapeutas y enfermeras a colegios es una tomadura de pelo sino se contratan los profesionales

11 febrero 2019

Poco  ha cambiado la escenario desde que hace meses SATSE denunciara la situación de muchas familias que tienen que acudir al centro escolar a atender a sus hijos por la falta de enfermera en sus colegios. Desde octubre, solo se han contratado una enfermera y ningún fisioterapeuta

El Sindicato de Enfermería exige, una vez más, que se cubran las plazas de fisioterapeutas y enfermeras en los centros de educación ordinaria y especial que tienen asignados estos profesionales. Desde que comenzaron las clases han pasado 6 meses, la mitad del curso escolar, y los alumnos con alguna patología o enfermedad siguen necesitando estos profesionales, algo que se  reconoció claramente a la hora de otorgarles esa ayuda, que todavía no se ha materializado “Seguimos sin entender porque no se contratan, de forma inmediata,  tanto fisioterapeutas como enfermeros. En mayo ya se conocían los centros que por las necesidades de algunos alumnos requerían de estos profesionales, estamos en febrero y todavía hay colegios en los que no están ni los fisioterapeutas ni los enfermeros que necesitan esos niños” Pero no solo hay que asignarlos este año, es imprescindible crear las plazas necesarias en los colegios, para que el curso que viene esos alumnos no tengan que volver a empezar de cero. El fisioterapeuta o enfermero correspondiente deben contar con una plaza en la plantilla del centro, esos niños acudirán al colegio durante varios años, y no puede ser que esto se repita curso tras curso”. 

Este retraso incumple los objetivos de la escuela inclusiva, que como figura en la Orden de 7 de junio de 2018, “son promover el desarrollo de  capacidades y de los contenidos culturales necesarios para que el alumnado pueda participar e integrarse en su medio  sociocultural, y debe favorecer la igualdad de oportunidades proporcionando una educación personalizada”. Y a día de hoy, muchas familias tienen verdaderos problemas para escolarizar a sus hijos, niños con algún problema neuromuscular que requieren de la ayuda constante de un fisioterapeuta para que realice adaptaciones posturales, y así  mantener su capacidad motriz, que sin esos ejercicios empeoraría e incluso requerirían intervenciones quirúrgicas,  Además, necesitan de fisioterapia respiratoria para evitar los continuos ingresos hospitalarios que sufren los niños con estas patologías. Por lo tanto los fisioterapeutas son imprescindibles para que puedan seguir el ritmo académico. Hay otras patologías, como la diabetes,  que precisan controles glucémicos, “Pero si no hay enfermera son los propios padres los que se encargan de esos controles, es fácil imaginar lo que puede suponer para la conciliación laboral de esas familias estar pendientes de acudir al centro escolar cada día y en algunas ocasiones, varias veces en una jornada” .

Cuando un colegio ordinario requiere de uno de estos profesionales porque entre sus escolares hay algún niño con un problema específico, pide a Educación que se le conceda la contratación de una fisioterapeuta o enfermera, si se cree conveniente, se le asigna, pero en muchos casos, ahí se queda el trámite. “Se ha reconocido al colegio, a los alumnos y sus familias que necesitan ese control sanitario para poder desarrollar con normalidad su vida académica, pero, si no se pone en práctica esa ayuda, solo con lo que el reconocimiento no se hace mucho”

Este no es el primer curso con estos problemas, se repite todos los años, y para el Sindicato de Enfermería la solución es clara “ crear las plazas de fisioterapeutas y enfermeros necesarios en los colegios que lo requieren y redactar un protocolo de colaboración entre el Salud y Educación que agilizaría esas contrataciones, y eliminaría la burocracia que entorpece el proceso.”

 

Todos los colegios necesitan enfermeras

Satse va más allá, y pide que se cree la figura de la enfermera escolar, un profesional en todos los colegios, no sólo para atender a los alumnos que por problemas de salud necesiten que se les atienda en el centro donde estudian, y en el que pasan gran parte del día. El papel de la enfermería no es solo asistencial, es la encargada de educar para la salud a los más pequeños, se adquieren hábitos saludables, y se evitarán enfermedades en el futuro. Y además, la presencia de una enfermera en el centro evitará que el profesorado tenga que asumir responsabilidades para las que no tiene ni competencias ni formación específica.