La residencia privada El Castillo de Cabezón de Pisuerga sin enfermero por falta de sustitución.

13 agosto 2020

SATSE Valladolid denuncia que los 85 residentes de la Residencia El Castillo y los 30 que acuden al Centro de día de dicha Residencia  se encuentran sin enfermero cuando este tiene sus permisos reglamentarios y son los Gerocultores , que no son sanitarios, quienes preparan la medicación, además de que se está sobrecargando de trabajo a las enfermeras de Sacyl que los tiene asignados.

Valladolid, 13 de agosto de 2020.-El Sindicato de Enfermería, SATSE, en Valladolid denuncia que, la Residencia privada El Castillo, en el municipio vallisoletano de Cabezón de Pisuerga, no dispone de ningún profesional enfermero en ningún turno cuando este coge los permisos reglamentarios, lo que está provocando que la asistencia de los 85 residentes y los 30 usuarios que acuden al centro de día tenga que ser asumida por las enfermeras de atención primaria de Sacyl.

Además, son las gerocultoras de esta residencia privada, que no son profesionales sanitarios, las que está preparando la medicación para los residentes, al no haber un profesional enfermero en el centro.

Asimismo, SATSE Valladolid denuncia que son las gerocultoras de dicha residencia las que están realizando funciones propias de enfermera como preparar y administrar la medicación. Esto es un caso claro de intrusismo profesional y SATSE se pregunta ¿quién sería responsable ante un supuesto error de medicación o en la realización de una actividad que compete a una enfermera?

SATSE insiste en que, de este modo, no se están prestando los cuidados y la atención necesaria que se merecen los residentes y que se oferta en la página del grupo Vitalia Home al que pertenece la Residencia“Todos nuestros centros disponen de al menos una enfermería. Las 24 horas del día podemos atender cualquier contratiempo y valorar, si tuviese lugar, la gravedad de cada percance.”La realidad es que la residencia no está dotada de personal cualificado durante las 10 horas diarias que exige el Decreto 14/2001  (sin contar a los residentes que acuden al centro de día) ya que cuenta solamente con un enfermero en su plantilla de forma habitual y ninguno cuando este disfruta de sus permisos.

 La gran mayoría de los ancianos son personas de edad avanzada, dependientes y con necesidades asistenciales como pueden ser curas diarias de gran complejidad, administración de medicación a lo largo del día, manipulación y cuidados de diferentes tipos de sondajes, analíticas de control, etc., que son propias de un profesional enfermero.

SATSE critica que esto está suponiendo una sobrecarga asistencial para las enfermeras de Cabezón de Pisuerga, municipio con 3300 habitantes. Estas enfermeras asumen los cuidados de esa población, un cupo ya de por sí grande, y además, la de los internos de esta residencia.

SATSE considera que esta situación es un claro reflejo de lo que se nos avecina con la poca previsión de preparar las residencias de ancianos y dotarlas de personal cualificado suficiente ante una segunda oleada de Covid 19.

SATSE sostiene que no es Sacyl quien debe asumir el hecho de que una residencia privada no cuente con enfermeras, con el coste de dinero público que eso tiene y la sobrecarga de trabajo que implica para el personal enfermero del servicio público de salud dejando al resto de la población de Cabezón de Pisuerga hasta tres horas al día sin una enfermera.